¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Lentes de Contacto

Lentes para niños, Lentes para deportistas, Lentillas progresivas, Lentillas de colores, Lentillas especiales: Queratoconos, Miopías.

Lentes de contacto

El tipo de corrección visual que necesite una persona es un factor que determinará el tipo de lentes de contacto que le recete su óptico. Es posible que escuches hablar de alguno de estos términos:

Miopía: trastorno visual en el que se pueden ver con nitidez los objetos que están cerca, pero no los que están lejos.

Hipermetropía: trastorno visual en el que se pueden ver con nitidez los objetos que están lejos, pero no se llegan a enfocar los que están cerca.

Presbicia: trastorno visual asociado al envejecimiento en el que se sufre una pérdida gradual de la capacidad del ojo de enfocar objetos cercanos.

Astigmatismo: trastorno visual en el que la vista se vuelve borrosa debido a que la córnea (la cubierta frontal del ojo, de color claro) tiene una forma irregular, o que puede deberse también a la curvatura del lente dentro del ojo.

Lentes de contacto de colores: Este tipo de lentes cosméticos están tintados y sirven para que los ojos parezcan tener un color diferente. También sirven para corregir la falta de coloración del iris.

Recuerda que solamente tu oculista puede determinar qué lentes de contacto y qué solución de limpieza te convienen. Los ojos de cada cual poseen características únicas, que pueden influir en el tipo de lentes que a cada uno le van mejor. Pide más información a tu oculista.

Fuente: OPTI-FREE

lents

Higiene en lentes de contacto

La higiene y el mantenimiento adecuados son aspectos de máxima importancia a la hora de evitar molestias, infecciones e intolerancia cuando utilizamos de lentes de contacto.

El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), nos ofrece una serie de consejos y recomendaciones para el buen uso de este tipo de lentes, sin poner en riesgo nuestra salud visual.

Cómo limpiarlas correctamente

1. Lávate bien las manos antes de ponerte, quitarte o manipular las lentes de contacto. Sécalas bien con una toalla limpia sin pelusas.

2. Después de cada uso, lava bien las lentes con un producto limpiador específico. Frota suavemente con la yema del dedo índice la superficie de la lente, colocándola en la palma de la mano. De esta manera, eliminarás los residuos de cosméticos, contaminantes del aire y secreciones que se hayan podido acumular durante el uso. Evita tocar las lentes con las uñas u objetos afilados.

3. Llena cada compartimento del estuche con líquido limpiador, de manera que este cubra por completo la superficie de la lente. El proceso de desinfección depende de cada tipo de lente y es fundamental para eliminar los gérmenes y bacterias. El óptico-optometrista te recomendará uno específico de uso regular.

4. Desecha el líquido del estuche para volver a cambiarlo la próxima vez y acláralo bien.

5. Cuando vayas a ponértelas, sácalas del estuche con la yema de los dedos y enjuágalas bien con un producto específico.

Buenos hábitos

• Conserva tus lentes de contacto en estuches especialmente diseñados para ello.

• Respeta siempre la fecha de reposición de tus lentes de contacto.

• Utiliza los productos indicados por tu óptico-optometrista: no todos valen para cualquier tipo de lente. Nunca utilices agua.

• Ten en cuenta la fecha de caducidad de las lentes.

• Desecha las lentes de uso frecuente una vez transcurrido el plazo.

• Cubre las lentes con suficiente cantidad de líquido para que estas no se queden secas y se resquebrajen.

• Consulta al óptico-optometrista si sientes molestias, enrojecimiento, visión borrosa, picor, pérdida repentina de visión, dolor, sensibilidad a la luz o lagrimeo. Suspende temporalmente el uso de las lentes hasta que acudas a la consulta.

• Ponte las lentes antes de maquillarte y quítatelas antes de desmaquillarte. Lo que nunca debes hacer.

• Utilizar soluciones de mantenimiento caducadas.

• Dejar los frascos de productos de mantenimiento mal cerrados.

• Reutilizar la solución limpiadora que quede en el estuche portalentes.

• Aclarar el estuche con agua del grifo.

• Mezclar distintos líquidos, a no ser que esté especialmente indicado.

• Limpiar las lentes con saliva o agua del grifo, porque pueden contener impurezas.

• Intercambiar tus lentes de contacto con otra persona.

• Usar las lentes más horas de las indicadas por tu óptico-optometrista.

• Permitir que la punta de los frascos limpiadores toquen la superficie de la lente.

Muy importante

Nunca duermas con las lentes de contacto puestas si no están indicadas para ello. Si, accidentalmente, te quedas dormido con ellas, utiliza lágrimas artificiales o una solución estéril para humedecer el ojo antes de intentar quitártelas.

Fuente: CNOO

SUBIR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR